Bazar Dhyana arte

 

 

 

Comedia, tragedia, cine: ¡mezcla disparatada y espectacular! Como es disparatada y espectacular la comedia aristofánica, en la que todo tiene cabida, incluidas —por supuesto— las reflexiones más profundas.
La acción se desarrolla en una asamblea de esposas presidida por el dios Hermes bajo el mandato de Zeus. Se imita en cierta manera el estilo coloquial y desenfadado de una comedia de Aristófanes, así como la temática de la utopía de mujeres reunidas en una asamblea oficial que celebran  al modo de los hombres, y la caricatura de los tópicos defectos femeninos. Pero también se presentan —en metateatro, en uso paródico— escenas de tragedia, porque, junto a las mujeres corrientes, asisten tres heroínas míticas, protagonistas de sendas tragedias griegas: Clitemestra, Deyanira y Medea. Ellas (entre las otras categorías de esposas: “adúlteras”, “cornudas”, etc.) son “esposas asesinas”. Pero, debido su crimen al abandono del esposo,  se sienten desdichadas, y más especialmente ahora, cuando reciben una carta de Helena (a la que todas esperan impacientes en la asamblea), que les comunica que se ha escapado con el marido de una de las tres; idea inspirada en la película Carta a tres esposas, de Joseph L. Mankiewicz, 1949. A fin de averiguar qué esposo ha sido piden a los autores de sus tragedias (Esquilo, Sófocles y Eurípides) —por mediación de la propia autora de la comedia, presente entre los espectadores— que les hagan revivir sus respectivas historias, y, finalmente, que las reescriban y cambien para darles un final feliz.
Dioses, heroínas terribles, poetas históricos, mujeres de la vida cotidiana, el autor real, desfilan arriba y abajo del escenario y cruzan sus palabras y acciones, entre el chiste y el llanto, la broma y la pasión, la ficción, la fantasía y la viva realidad, en una obra divertida y chispeante a la par que emotiva. Como es habitual en la autora, combina su sentido didáctico y su fidelidad a los mitos con su gran imaginación que le inspira las más audaces y originales recreaciones.

El plazo de entrega oscilará entre 3 y 15 días, dependiendo de las existencias

Iconografía
Afrodita y el Amor  
Afrodita y el amor

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 143

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9728493578244

9,36 €

Ojear, ver índice

 

 
Mujeres enamoradas. Mujeres terribles
Mujeres enamoradas

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 173

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9728493578275

10,40 €

Ojear, ver índice

 

   
Troya. Los horrores de la guerra
Troya

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 161

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9728493578299

10,00 €

Ojear, ver índice

 

   
Vueleve, Ulises... ¡Vuelve! No, Ulises nunca regresó
Ulises

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 200

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9728493819514

11,00 €

Ojear, ver índice

 

   
Edipo soñando con el dr. Freud soñando con Edipo
Edipo

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 164

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9728493819521

10,00 €

Ojear, ver índice

 

   
La decisión de Perséfone
Perséfone

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 130

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9728493819569

9,00 €

Ojear, ver índice

 

   
¡Amazonas! (muerte de tres ¿mujeres? enamoradas)
Amazonas

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 134

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9788494023736

9,25 €

Ojear, ver índice

 

 

   
Carta a tres esposas trágicas (comedia al modo aristofánico)
Carta a tres esposas trágicas

Autor: Alicia Esteban Santos

Nº de páginas: 196

Formato: papel

Tamaño: 12 x 17

ISBN: 9728493819550

12 €

Ojear, ver índice

 

Afrodita y el Amor Mujeres enamoradas. Mujeres terribles

Troya. Los horrores de la guerra

Vueleve, Ulises... ¡Vuelve! No, Ulises nunca regresó
Edipo soñando con el dr. Freud soñando con Edipo La decisión de Perséfone ¡Amazonas! (muerte de tres ¿mujeres? enamoradas)

Carta a tres esposas trágicas (comedia al modo aristofánico)

Estamos en el asombroso mundo de los dioses. Con fantasía desbordante, la acción se traslada del cielo a la tierra, en donde sucede lo principal de la trama; pero también, en momentos puntuales, al mar, e incluso a los mismísimos infiernos, ámbitos todos magnífica y acertadamente caracterizados. Y en cada uno de los distintos espacios del Universo elevan su voz airada las portentosas y muy diversas divinidades que los habitan y rigen: asistimos casi a una rebelión en masa de los inmortales, pues todos protestan contra el poder tiránico de Afrodita, contra la crueldad del amor, que ella "fabrica" y maneja a su antojo. Todos apoyan a Zeus, el rey, en su decisión de castigarla. Uno solo acude en su defensa, compadecido de ella: el anciano y bondadoso Sileno, que preside un cortejo de sátiros y ninfas. Éstos nos sitúan en un nuevo entorno, encantador, de sorprendentes divinidades, "geniecillos" de la naturaleza, amables, juguetones y borrachines.Sileno recurre, uno por uno, al auxilio de los dioses, que rehúsan prestar su ayuda a Afrodita, y cada uno de ellos cuenta su historia, sus desdichas por causa del amor. Así pues, no hay medio de librarla del merecido escarmiento. Herida ella misma con sus propias flechas, que por mandato de Zeus le dispara su hijo, el travieso dios Eros, se enamora profundamente de un mortal. Ambos conocerán juntos el amor verdadero, envueltos en un ensueño maravilloso; pero su unión está destinada a romperse…
Esta deliciosa obra, una "tragicomedia" -en parte risueña, en clave de humor y parodia; en parte romántica y triste-, concebida como un musical, nos hace un espléndido retrato de los grandes dioses y de otros personajes míticos; bien conocidos por la autora, son reflejados cada uno según su propio temperamento y ambiente, en los que nos adentra mágicamente.
Estas dos apasionantes obras recrean un cautivador entorno mítico, remoto y a la vez actual, fantástico y mágico, pero también realista. De la manera más sugestiva se presentan las historias de varias mujeres enamoradas, cuya vehemencia va más allá de los límites; más allá de lo que es lícito a las mujeres. Se vuelcan por entero en el hombre al que eligen, y por él son capaces de sacrificarlo todo; pero también de cometer cualquier atrocidad y traición. Todas ellas, protagonistas de una u otra obra, están vinculadas entre sí, pues pertenecen a la misma familia: una raza de mujeres ardientes descendientes del Sol. En la primera se muestran las intensas personalidades en parte paralelas y en parte contrapuestas de las hermanas Ariadna y Fedra, así como de la madre, Pasífae, la lasciva amante del toro, que engendró en ella al Minotauro. Ariadna se enamora tan apasionadamente de Teseo, el apuesto y valiente héroe extranjero, que se decide a ayudarle con tal de no verle morir en el temible Laberinto bajo las fauces del no menos temible Minotauro. Y en su auxilio traiciona a todos los suyos. Asimismo Fedra se enamora de Teseo, y asimismo es traidora. En la segunda obra de nuevo encontramos a Fedra, en un tiempo posterior. Ahora está casada con Teseo, pero enamorada de su hijastro Hipólito. Su historia de amor fracasado es puesta en paralelo con la de Medea, una mujer terrible por naturaleza, a la que el peso de las desdichas lleva a una situación extrema.
El tema, casi sin duda, más apasionante de la Mitología -y también el más complejo y rico en contenidos- es el de la Guerra de Troya, que hace patentes todos los horrores que irremediablemente se repiten en las guerras a lo largo de los siglos, sirviendo de ejemplo y prototipo mítico. ¡Un tema, por desgracia, siempre de actualidad! Pero el aspecto bélico no es el único ni siquiera predominante, sino que fundamentalmente aparece como fondo e hilo conductor de un copiosísimo conjunto de historias protagonizadas por personajes de todo tipo que se mueven en las situaciones más diversas y son impulsados por sentimientos y pasiones muy dispares: hombres al igual que dioses; varones y asimismo mujeres; los unos, por lo general, inmersos en su afán de lucha o del ejercicio del poder, mientras que las otras, en sus preocupaciones familiares. La autora nos ofrece en magnífica síntesis todos los episodios esenciales de este complejo contenido mítico, que ella modela de manera absolutamente personal y logra integrar en un todo coherente y lleno de atractivo. Recrea con la más viva fantasía y fuerza dramática tanto el mundo humano, realista, como el divino y prodigioso; tanto los momentos atroces como los delicados, románticos o deliciosamente mágicos. Nos mantiene en tensión, de principio a fin, en medio de esos ámbitos ancestrales a los que sabe trasladarnos, a la vez que nos los hace sentir cercanos.
Dentro de los interesantísimos temas de la Guerra de Troya es quizás el de Ulises el más cargado de significados, y por ello se ha prestado a lo largo de los siglos a innumerables interpretaciones de todo tipo. Es la simbología del regreso, y la simbología del héroe guerrero y viajero (además de astuto e ingenioso, orador persuasivo, amador infatigable), vencedor de múltiples obstáculos, pero a la vez también vencido una y otra vez por las dificultades sin cuento, incluso por sus propias debilidades Porque Ulises, el gran héroe, es, ante todo, un ser humano. Resulta muy original y sugerente el que se ofrezcan aquí juntas dos versiones contradictorias de su historia: la que fue, según Homero, y la que pudo haber sido; el héroe y el anti-héroe en cierta medida; Ulises triunfante y Ulises derrotado; Ulises amado y admirado y Ulises despreciado. Como también se ofrecen dos visiones diferentes de la mujer del guerrero, de la esposa que espera el regreso del hombre ausente durante demasiado tiempo. Una, la Penélope tradicional, es la fiel por antonomasia; la otra, al contrario, es una "Penélope-Clitemestra", dotada de los rasgos de su personaje antitético. Pero no es sino un examen a fondo del mito, mirado desde las distintas perspectivas posibles; un examen al completo de Ulises, en que se contemplan sus diferentes facetas y tanto sus aspectos positivos como los negativos: "todo sobre Ulises". Otros personajes, además, de la más variada índole, imprimen vida a estas páginas apasionantes: seres del mundo "real" (a su vez muy diversos), junto a dioses, magas, espectros, sirenas y otros portentos. Pero todos ellos, impregnados siempre de enorme fuerza y verismo, a la vez que de fantasía. Asistimos a muestras de generosidad y amor, y, por otro lado, de traición, egoísmo, crueldad Todo nos lo brinda la autora, desde su profunda visión mítica y, a un tiempo, imaginativa y creativa; desde su comprensión de los mitos y de los sentimientos humanos.
Se presentan las extraordinarias historias de los personajes más patológicos de la mitología: Edipo, Narciso, Electra y Casandra, tomados por Freud o por sus seguidores como paradigmas de importantes trastornos psicológicos o complejos. Ambientada en la sala de consulta de Sigmund Freud, el padre de psicoanálisis, a fines del s. XIX. Los personajes míticos sueñan con el doctor Freud, como medio para lograr curarse de sus traumas y sus neurosis. Duermen y sueñan con él, que habla con su esposa, Martha, en el entorno de la vida real y cotidiana de la época moderna. A su vez, Freud, cuando se queda dormido, sueña con ellos, inmersos en su ancestral mundo mítico. Los cuatro pacientes se someten sucesivamente al psicoanálisis: en el tono de una consulta médica actual, algo parodiada, exponen su caso, mientras el famoso doctor toma constantemente notas, y -a raíz de las preguntas de éste- van narrando sus historias respectivas, que aparecen en gran medida escenificadas, con participación de otros personajes del mito. El profundo drama de Edipo, el esposo de su madre y asesino de su padre, vencedor sobre la Esfinge al ser el único capaz de descifrar su enigma. El amor imposible del vanidoso Narciso, fascinado por su propia imagen. La siniestra Electra, ansiosa de matar a su madre por vengar el asesinato de su querido padre, y Casandra, víctima de las mayores agresiones, ambas en el contexto de la Guerra de Troya: griega y troyana respectivamente, pero vinculadas en su desgracia. Son éstas historias impresionantes: fábulas increíbles y mágicas unas, realistas y terribles otras; pero todas llenas de fuerza y sentimiento auténtico. Predominan, como siempre en el mito, más allá de los imprescindibles elementos fantásticos, las pasiones del ser humano. Esta originalísima obra armoniza la realidad moderna con la antigüedad mítica, la vida cotidiana con el mundo fabuloso, la comedia con la tragedia. Fiel a los mitos y a los sucesos históricos, y a un tiempo totalmente creativa.
La apasionante y “siniestra” historia de un rapto da pie a la trama tan original de esta obra llena de fantasía y deliciosa frescura, con toques de humor y, a la vez, intenso dramatismo: una “tragicomedia romántica”, capaz de arrancar sonrisas en algunos momentos y en otros, de conmover el corazón; una historia de violencia, de amor y odio, de hondos afectos, de abuso de poder, de rebeldía y “feminismo”… Todo ello se conjuga de manera admirable y sugestiva, entretejido por la imaginación y la sensibilidad de la autora y gracias a su profundo conocimiento de los mitos. Pues la obra, aunque muy fiel a ellos, está planteada desde una perspectiva real y actual en cuanto a los sentimientos y conductas diversas de los personajes. Nos situamos en los distintos ámbitos del universo: el cielo la tierra… y el infierno, en ocasiones incluso en acción simultánea. Pero es precisamente el infierno -¡el sobrecogedor y tenebroso reino de los muertos!- el eje de la acción. En unos y otros espacios los dioses (magníficamente retratados según sus distintas personalidades) viven situaciones extremas. La jovencita Perséfone, que se halla muy unida a su madre soltera, Deméter, la diosa del cultivo de la tierra, es raptada por Hades, el dios del mundo subterráneo. Su propio padre, Zeus, rey de los dioses, la ha entregado en matrimonio a su hermano Hades, profundamente enamorado de ella. Deméter, desesperada y furiosa, hará “huelga” para obligar a que le devuelvan a su hija; es decir, dejará de producir frutos, de modo que la humanidad corre el riesgo de extinguirse. Los hombres en la tierra, en la más angustiosa penuria, suplican a la diosa; los dioses, en el cielo, alarmados –sobre todo porque ya no reciben las ofrendas de los hombres–, buscan una solución. Mientras, Perséfone está en el infierno en poder de Hades…
La historia sucede en un mundo al margen de la civilización, entre la realidad y la fantasía, bajo el dominio de unos seres de corazón híbrido. ¿Mujeres? ¿Hombres? ¿Sanguinarias guerreras? ¿Son las amazonas también capaces de tener sentimientos tiernos, de tener reacciones femeninas?
La acción de esta obra nos sumerge magistralmente en ese ámbito de personajes extraordinarios, en una vibrante trama de guerra y amor. Asistimos al combate entre dos pueblos, pero también entre dos conceptos de la vida diferentes. La oposición a través de la cual se trasluce un carácter mucho más universal: entre el mundo griego y el bárbaro y marginal; entre civilización y naturaleza; entre norma impuesta y libertad; entre hombres y mujeres; entre opresores y oprimidos. Este enfrentamiento colectivo, que refleja una mayor trascendencia, es representado en la obra por sendos corifeos (Griego y Amazona), como portavoces de su respectivo ejército y de su sociedad en conjunto; junto a ello, aparece el enfrentamiento individual de tres de los héroes griegos más gloriosos: Heracles, Teseo y Aquiles; héroes invencibles, acostumbrados a luchar contra toda clase de monstruos y enemigos terribles. Pero ahora se enfrentan también al amor…
Con un enfoque muy original, asistimos a tres episodios míticos cargados de fuerza y emoción. La autora da muestras una vez más del poder de su imaginación y de su conocimiento, no sólo de los mitos, sino también de las profundidades del corazón humano.
up
up
up
Inicio
Novelas
Iconografía
eBooks
Audiolibros
Postales
Láminas
Más cosas
Nosotros
Contacto
Editorial
Teatro
Cuentos